Zmeil

Recupera correos electrónicos borrados o corruptos en Outlook, Thunderbird y Eudora

De los creadores de Zero Assumption Recovery llega Zmeil, un programa dedicado en exclusiva a la recuperación de correos electrónicos borrados o almacenados en bases de datos de correo corruptas e inaccesibles. Ver descripción completa

PROS

  • Previsualización de los correos rescatados
  • Compatible con la mayoría de programas de correo-e
  • El asistente detecta automáticamente las bandejas

CONTRAS

  • No dispone de ficheros de ayuda <i>off-line</i>
  • Se echan en falta traducciones a otros idiomas

Excelente
9

De los creadores de Zero Assumption Recovery llega Zmeil, un programa dedicado en exclusiva a la recuperación de correos electrónicos borrados o almacenados en bases de datos de correo corruptas e inaccesibles.

El asistente inicial busca las bandejas de correo de todos los programas de correo instalados en el sistema. Zmeil es compatible con Outlook, Outlook Express, Thunderbird, Eudora y The Bat. Si no hallase las bandejas, siempre nos queda la opción de arrastrar un fichero o especificar su lugar. Antes de iniciar el proceso hay que elegir una ruta de salida y el formato con el que Zmeil guardará los ficheros.

El proceso de recuperación es automático: Zmeil mostrará un resumen de los correos obtenidos en texto plano o HTML, siendo nuestra la tarea de marcar los que nos interesa rescatar. Las bases de datos originales no se alteran, pues Zmeil extrae los datos en modo de sólo lectura.

Zmeil es uno de los mejores programas de recuperación de correo electrónico disponibles actualmente. La potencia de sus algoritmos y la facilidad de uso de su asistente pueden salvaros de más de un apuro.

Zmeil soporta los siguientes formatos

DBX, PST, TBB, MBX, SBD, MSF, EML
Zmeil

Descargar

Zmeil 2.1

— Opinión usuarios — sobre Zmeil

  • cubaccv

    por cubaccv

    "Excelente programa..........."

    Programa recuperador de correos , válido para varios gestores de correo que permite salver mensajes perdidos, sencillo y... Más.

    analizado el 12 de octubre de 2008